¿cómo armar mi rutina facial?

Una de las preguntas que más recibimos es qué comprar para cuidar el rostro. Como primera medida, es importante que prestes atención al comportamiento de tu piel. No es necesario que seas cosmetólogue o experte en pieles para saber qué tipo de piel tenés. Pero sí está bueno que estés atente:

  • ¿cómo son los poros?
  • ¿cuál es la textura?
  • ¿me enrojezco facilmente?
  • ¿soy alérgique?
  • ¿noto grietas o envejecimiento prematuro?

La idea es que puedas darte cuenta a qué categoría de productos pertenece: piel seca, mixta a grasa o sensible. Es importante que puedas distinguir una de otra, porque los ingredientes utilizados para cada producto, son parte del tratamiento para poder mejorar las características de cada piel.

Una vez que estés liste para decidir, podés optar por comprar la rutina completa o elegir productos por separado. De cualquiera de las dos maneras, los pasos a seguir son estos*:

1. LIMPIAR

  • El primer paso es retirar la suciedad acumulada en nuestra piel. Aunque no te maquilles, o hayas estado todo el día en tu casa, tu piel acumula exceso de grasa y partículas de polvo; si vivís en la ciudad, el smog y la contaminación ambiental son el principal causante.
  • El limpiador bifásico es el producto que vamos a usar. ¿por qué es bifásico? porque se compone de una parte de agua y otra de aceite. Para aplicar, agitamos hasta que se mezclen las dos partes y usamos un algodoncito. En el caso de que haya que retirar maquillaje, se puede pasar dos veces, la segunda para reforzar la limpieza. Se puede usar en todo el cuerpo para quitar todo tipo de maquillaje. No hace falta enjuagar.
  • La mascarilla en polvo la vamos a usar entre 2 o 3 veces por semana. Es un exfoliante suave que no debe ser usado más veces. ¿por qué? La exfoliación es el proceso de renovación celular, donde se eliminan las células muertas; si lo hacemos más veces, generamos un aceleramiento en la renovación de la piel y contribuiremos con el envejecimiento prematuro.

Este producto está compuesto por arcilla, que además de limpiar y exfoliar, equilibra la temperatura del cuerpo (por eso la recomendamos para usar en verano luego de estar al sol). La preparamos en un cuenquito de cualquier material -menos de metal (porque se oxida la arcilla y pierde sus propiedades)- y le agregamos de a gotitas de agua. Una medida puede ser dos tapitas de limpiador y una de agua. Pero esto puede cambiar de acuerdo a las condiciones de humedad ambiente. Podés aplicar con los dedos o con un pincel. Una vez en el rostro, esperar un máximo de 10 minutos a que se seque. En caso de que no lo haga, retirar igual.

2. TONIFICAR

El segundo paso consiste en preparar la piel para la hidratación. Esto significa terminar de retirar el limpiador y sellar los poros limpios. Este paso, por lo general, es uno de los más olvidados, pero al igual que todos es imprescindible. Vamos a usar el tónico**, agitándolo y embebiendo un algodón. El tónico es un producto que se puede utilizar también durante el día, en cualquier momento para refrescar la piel, retirar exceso de grasitud o hidratar. No hace falta enjuagar.

3. HIDRATAR

La hidratación es el proceso por el cual aportamos agua o aceite a nuestra piel. Hay distintas formas de hidratar, pero creemos que la más completa es una textura de crema porque tiene una parte de agua y otra de aceite, así el último paso de la rutina diaria es más completo. Nuestros hidratantes faciales tienen un factor de protección solar, que ayuda a proteger la piel de los efectos del sol.***

Es ideal que la rutina se realice mañana y noche todos los días. Así como nos lavamos los dientes, es importante también limpiar nuestra piel.

Sabemos que hay muchas opciones, por eso te recomendamos que el día que vas a decidir, te sientes tranquilx y elijas de forma consciente: siempre estamos disponibles para tus consultas en info@gencosmetica.com

*DISCLAIMER: los pasos propuestos son parte de la rutina que nosotras recomendamos. Nada de todo esto está tallado en piedra, ni es la única forma de cuidar el rostro. Podés seguir otra rutina y adaptar los productos de Gen.

**el tónico astringente no debe usarse como el segundo paso de la rutina, ya que es un complemento.

*** el hidratante facial es parte de la rutina de cuidado diario de la piel y no es un protector solar: no funciona para exposición directa.