Adiós. Después de casi 7 años decidimos darle fin a este proyecto.

Cuando empezamos Gen, allá por el 2015, lo hicimos pensando en que tenía que haber una marca que no respondiera a los estándares de belleza hegemónicos que nos hicieron (y nos hacen) mucho daño. En el camino, nos dimos cuenta de que la cosmética es vista como un privilegio, algo que tiene que ver con embellecernos hacia afuera y quisimos cambiar eso. Nos aventuramos con un mensaje contundente y transversal: no podíamos dejar de pensar en cuánto daña al medioambiente la sobreproducción y el uso de materiales contaminantes. Es así como nos propusimos honrar a nuestras ancestras compartiendo con ustedes lo que habíamos aprendido de ellas.

Todo esto lo hicimos desde un lugar sumamente genuino, pensando cada movimiento que dio Gen. No podríamos haberlo hecho de otra manera.

Si bien nos acompañaron muchas personas y marcas, sentimos que aún sigue faltando consciencia en los métodos de producción de lo que consumimos. Creemos que esa consciencia la podemos seguir trabajando desde otros espacios para continuar contribuyendo con el cambio que nos imaginamos.

Hubieron muchas veces que decidimos decir no, y estamos súper orgullosas de no haber hecho cosas que no quisimos hacer. Sabemos que hoy en día es un privilegio decidir (aunque no debería serlo).

Este es un adiós, pero estamos convencidas de que hemos dejado un montón de aprendizajes en ustedes y en todas las personas que han podido conocer Gen. Y por eso, estamos muy agradecidas.
Cinthia y Jimena.